viernes, 24 de junio de 2011

// //

Pinceladas de nuestra Historia (I)

Ordenando y quitando el polvo de los libros que se conservan en la Vicaría de los PP. Agustinos Recoletos, encontré un librito que me llamó la atención, su nombre: Manual de los Terciarios Seculares de la Orden de Recoletos de San Agustín editada en 1949 y que al final de la Introducción El P. General Fr. Feliciano de Ocio de la Sagrada Familia, escribe:

….se publica el presente Manual, que no es más que una reedición, si bien corregida y muy ampliada del que fue publicado en 1919 con el título de Breve Manual de los Terciarios de la Orden de Agustinos Recoletos y que más tarde, el año 1923, se publicó en el Brasil, traducido a la lengua portuguesa.

Abrigamos la esperanza de que esta nueva edición ha de ser provechosa a nuestros Terciarios y a sus dirigentes y que servirá para propagar y difundir más y más, en estos tiempos de odios y de rivalidades, la Tercera Orden secular de San Agustín, cuyo espíritu es, ante todo, espíritu de caridad y paz.


En las páginas siguientes el librito va marcando cómo debe ser el terciario agustino recoleto, compromisos, responsabilidades, crecimiento espiritual.

Figuran en un libro del año 1959 los nombres de siete hermanos que recibieron el hábito y la correa de terciarios entre el 7 de junio de 1957 y el 28 de noviembre de 1959 en San Vicente de Cañete.

Al seguir metiéndome entre los libros, fui encontrando que en Marcilla, España, en 1903, instituían los recoletos la Archicofradía de la Correa. En ella se inscribían los seglares del pueblo principalmente mujeres, devotos de la Virgen de la Consolación. muy pronto está Cofradía de índole mariana se fue tiñendo de devoción a Santa Rita, hasta transformarse finalmente en 1930, en la Tercera Orden agustino recoleta, que hoy es la Fraternidad Seglar. Al cabo de casi un siglo, sigue habiendo en Marcilla un numeroso grupo de personas que se mantiene fiel al principio, a la eucaristía y la reunión de los cuartos domingos, y que hace gala de devoción a la Virgen de la Consolación y a Santa Rita. Nunca han sido ajenos, desde luego, a las misiones de la Orden, pero este es un aspecto que en los últimos años han desarrollado más, organizando frecuentemente tómbolas, rifas y demás actividades de apoyo a las misiones.

0 Reactions to this post

Add Comment

Publicar un comentario