viernes, 24 de marzo de 2017

// //

LA UNIÓN CON DIOS

Querría, Dios, querer lo que no quiero;
fundirme en Ti, perdiendo mi persona,
este terrible yo por el que muero
y que mi mundo en derredor encona.

Si tu mano derecha me abandona,
¿qué será de mi suerte? Prisionero
quedaré de mí mismo; no perdona
la nada al hombre, su hijo, y nada espero.

“¡Se haga tu voluntad, Padre!”-repito-
al levantar y al acostarse el día,
buscando conformarme a tu mandato,

pero dentro de mí resuena el grito
del eterno Luzbel, del que quería
ser, ser de veras, ¡fiero desacato!

Miguel de Unamuno
Fuente: Poesía Reliogiosa Española, Antología

0 Reactions to this post

Add Comment

Publicar un comentario